HISTORIA

¡CONOCE NUESTROS ORÍGENES!

Seminario Menor de Córdoba

Pionero en España

Modelo de Seminarios Menores

Para explicar la razón de por qué el Seminario Menor San Pelagio de Córdoba es pionero en España, y por qué ha servido de modelo para otros seminarios, es necesario tener en cuenta los antecedentes humanos y eclesiales que le hicieron ver la luz.
Para conocer su relevancia e importancia vamos a hacer un pequeño recorrido histórico sobre el edificio del Seminario y los acontecimientos que acaecieron en la Iglesia diocesana hasta el momento de su inauguración como Seminario Menor.

“Patronato de La Fuensanta”: Colegio del Niño Jesús

En el pontificado de Fray Albino se constituyó el Patronato de la Fuensanta cuyo objetivo principal fue ayudar a los hijos de familias de las clases medias. En 1965 existían dos internados: uno, ubicado en la Calle Ambrosio de Morales y otro, en la Calle Sansueña que es el objeto de nuestra historia y era conocido como “Colegio del Niño Jesús”. Con el tiempo, el Patronato construyó tres edificios nuevos en Sansueña. Eran los años de esplendor en los que al frente del patronato estaban D. Juan Font (sacerdote), Dña. Purita Pérez Fraguero, D. Antonio Cabrera y José Molleja.

Las encargadas del internado eran las Hijas del Patrocinio de María y existía también la figura de un director que, junto al claustro de profesores, atendían tanto la escuela como el internado.

La ubicación de los distintos edificios estaba distribuida de la siguiente manera:

Edificio 3: es el edificio que da a la Calle Antonio Gómez Aguilar que sería la escuela-hogar hasta el curso 1978-79. En la planta superior estaban los dormitorios del internado y en la inferior la capilla, el comedor, la cocina, la enfermería y la comunidad de las religiosas.

Edificio 2: Es el que da a la Calle Sansueña, 1. Era el colegio de EGB para alumnos internos y de la zona.

Edificio 1: Destinado finalmente a albergar estudios de EGB y Formación Profesional de la SAFA.

SAFA

En 1969 la SAFA, Sagrada Familia, se hizo cargo de la gestión/ administración de esta institución que comprendía el Colegio y el Internado, firmando un contrato con el “Patronato de la Fuensanta” a partir de 1970. Es en ese momento cuando se denominó “Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia” (SAFA).

En el año 1972 D. José María Cirarda, obispo de Córdoba, bendijo el ya construido Edificio 1 (Sansueña, 3). En este edificio y al año siguiente, la Institución creó un Centro de Formación Profesional en la rama de electrónica y cuyas clases se impartirían en las plantas superiores del edificio.

Durante el curso 1977-78, finalizó el contrato de la SAFA con el “Patronato de la Fuensanta”. Ahora, el Colegio de Primaria y EGB se trasladaría a este edificio que es en la actualidad el Seminario, con el visto bueno del Delegado Diocesano de Enseñanza, Don Miguel Herruzo. La planta baja de este inmueble lo constituían el comedor, la cocina y las despensas. En un futuro, 1982, lo compartirían el Seminario y el Colegio y, finalmente, desde 1984, su uso sería exclusivamente para el Seminario.

Edificios

Desde ese momento, todos los edificios pertenecerían al Obispado. Se cerró el internado y el Edificio 3 quedó sin ningún uso. Desde el curso 1981-82 fue remodelado para adaptar las clases y hacer un nuevo tejado.

Mientras tanto…

La Iglesia quería un Seminario Menor pionero.

El 20 de febrero de 1978, D. José María Cirarda, siendo ya Arzobispo de Pamplona y Administrador Apostólico de Córdoba, escribió en su carta pastoral con motivo del día del Seminario: “¿Pero hay Seminario en Córdoba? Preguntará alguno. Córdoba, gracias a Dios, mis amigos, tiene Seminario. 25 jóvenes del BUP forman el Seminario Menor, sin contar las vocaciones que apuntan entre los niños de EGB”.

Efectivamente, sí que había seminaristas menores en nuestra Diócesis, aunque residiendo en unos pisos del Campo Santo de los Mártires y asistiendo a clases en el Colegio de los Salesianos.

Desde 1976, e inspirado el Sr. Obispo por la experiencia salesiana de tener a los muchachos con vocación salesiana al lado de un colegio, pensó en la necesidad de que los diocesanos hicieran lo mismo.

Coincidieron estos acontecimientos con la fecha en que la SAFA dejaba los edificios de Sansueña, y al dejarla apareció una deuda importante ante la Seguridad Social. Dada la falta de recursos, el Patronato se ve abocado a la subasta de estos edificios ya que el de Ambrosio Morales no era del Patronato. D. José Palomares, director en ese momento del Colegio, informó a D. Juan Moreno Gutiérrez, Administrador diocesano de todos estos hechos.

En este momento la Diócesis entra de lleno. En Córdoba siempre se tuvo presente la necesidad de un Seminario Menor. Para ello se adquirieron 20.000 m2 en la Ronda de Poniente. La obra no se comenzaría, pues se estaban acometiendo las del edificio San Pelagio.

Ante esta situación se propuso la venta de esa parcela de Poniente y se retiró de la
subasta de la Seguridad Social. El gran inconveniente es que Monseñor Cirarda ya había dejado Córdoba y era solamente Administrador Diocesano de Córdoba.

Tras varias vacilaciones se adopta el acuerdo y se decide la venta de la parcela y la adquisición de Sansueña. 

El “Patronato San Alberto Magno” se hizo cargo de todo el complejo en el año 1978 y su gestión corrió a cargo del Delegado Diocesano de Enseñanza, del secretario D. Francisco Gracia y el director D. José Palomares.

Sueño cumplido. Puesta en marcha.

Con esta estructura quedaba ya consolidado el sueño inicial de un Seminario Menor pionero: un internado dentro de un colegio del Obispado, donde los seminaristas recibirían la formación académica y humana propia de su edad, en un colegio mixto y abierto a chicos de la zona; un lugar donde pudieran crecer y desarrollarse como cualquier chico de su edad, sin perder de vista su identidad.

A partir de ese momento el rector del Seminario Menor y del Mayor sería D. Alfredo Montes García, quien con D. Santiago Gómez Sierra pusieron en marcha la estructura y organización de lo que hoy conocemos como Seminario Menor de San Pelagio. También ellos establecieron unos lazos con el colegio, que más tarde en 1990, formaría parte de la Obra Pía Santísima Trinidad y cuya experiencia está resultando muy positiva a muchos niveles.

En el curso 1982-83 se inauguró la nueva sede del Seminario Menor San Pelagio de Córdoba en la calle Sansueña. La formación humana más directa con los chicos fue encomendada a D. Manuel Montilla Caballero y a D. Juan Correa Fernández, y la dirección espiritual a D. Felipe Tejederas. Estos sacerdotes emprendieron una magnífica tarea de pastoral vocacional y de extensión del Seminario menor por toda la Diócesis, recorriendo colegios y parroquias, organizando encuentros por vicarías y ordenando el Seminario de tal forma que llega a nuestros días. Desde el inicio, aun con dificultades, se ha tenido claro el fin vocacional y la mirada sacerdotal de los alumnos. No es un internado más, ni un colegio bueno, sino el lugar
donde se forman los futuros sacerdotes. Esta impronta es clave y fundamental. Son ellos los que creyeron en la vocación de los niños.

Estos sacerdotes confiaron y trabajaron mucho en la defensa de que un niño puede ser llamado por Dios para ser sacerdote. Cuando se creía poco en esta realidad, ellos pusieron todas sus fuerzas e ilusiones para conseguir lo que hoy es palpable. De los 350 alumnos que por esta casa han pasado, casi 70 se han ordenado sacerdotes y otros 50 aún siguen en el Seminario, bien en el Menor, bien en el Mayor. Los que discernieron su vocación y no continuaron, son cristianos ejemplares y orgullosos de haber vivido aquí los mejores años de su vida.